FRENTE SINDICAL


En la actualidad, Chile cuenta con un régimen laboral que es contrario a los intereses de la gran mayoría de las y los trabajadores. Esto se refleja en la instauración de un aparataje legal que permite y perpetúa la subcontratación, el trabajo informal y los falsos independientes, manteniendo un alto grado de inestabilidad e incertidumbre, en un país donde el costo de vida aumenta sistemáticamente, los salarios se vuelven cada vez más insuficientes y las políticas antisindicales favorecen a los empleadores, en perjuicio de la negociación de mejores condiciones laborales.


Tal como demuestra la última Reforma Laboral, durante la segunda administración de Michelle Bachelet, ningún gobierno ha avanzado en revertir esta profunda situación de desigualdad, originada en la Dictadura y mantenida por los sucesivos gobiernos de la Concertación y la derecha.


Nosotras y nosotros, en tanto, también hemos permitido que dicha situación se prolongue, manteniendo una oposición desorganizada y débil. La CUT que tan bien representó las demandas de las y los trabajadores antiguamente, ha legitimado las nocivas políticas gubernamentales, perdiendo progresivamente su legitimidad y su fuerza.


Por estas razones, como Izquierda Libertaria hemos constituido un Frente Sindical que ha asumido como propósito el desarrollo y fortalecimiento de un movimiento sindical honesto, responsable y verdaderamente representativo de las trabajadoras y trabajadores.


¿Por qué un Frente Sindical? Porque consideramos al sindicato como la organización base de estos trabajadores y trabajadoras, que permite proyectar sus reivindicaciones hacia conquistas reales y determinantes para las diversas áreas productivas de nuestro país.


Porque somos los trabajadores y las trabajadoras quienes lo poblamos, lo desarrollamos, pagamos nuestros impuestos y producimos las riquezas que se exportan a diario, seremos nosotros y nosotras quienes haremos de Chile un país justo, digno y libre.